FUTBOL   

VIAMONTE DUEÑO DEL CLASICO. DEJO SIN INVICTO A ALSINA

En un partido arduamente disputado de principio a fin, en el barrio Belgrano y ante una verdadera multitud el conjunto “Decano” se impuso al “Tifón” por 3 a 2. Mauro, Llano y Gutiérrez para el local. Starna en dos oportunidades para los de “La Loma”

Publicado el | 585 visitas

Y un día volvió a pleno el fútbol, como lo veníamos esperando, ansiando desde ya hace interminables meses. Y que mejor oportunidad en esta vuelta, con un clásico, el “Moderno”, ese que se vive con tanta intensidad no solo en el ámbito local, sino como también quedó demostrado en esta fría noche de lunes, con varias caras foráneas, de la zona, que fueron colmando cada rincón del terreno de juego. Una verdadera multitud, seguramente superando las 1.000 personas, para que otra vez esos 22 protagonistas dentro del rectángulo de juego volvieran a sentir el calor de este deporte que despierta pasiones por doquier.

En cuanto al trámite de juego, en las formaciones iniciales, con ausencias de peso, pero que no por eso implicó que dejaran todo, aquellos que les tocó salir a la batalla. Palo por palo, los primeros minutos, donde los de Pablo Quiroga salieron más decididos y los de Morillas esperaban bien parado y ordenados. La cuenta se abría en el minuto 16 después de un ataque, la pelota hacia la izquierda, para que Laureano Mauro ingresara al área y con remate seco, cruzado, violento venciera la resistencia del arquero-capitán Bartoletti.

Pero casi ni tiempo de disfrutarlo tuvo el local, ya que 2’ minutos después, a los 18 precisamente aparece el aporte goleador de Ayrton Starna marcando un verdadero golazo y dejando las cosas como cuando recién empezaron. Los minutos se fueron consumiendo entre aciertos y errores en uno y otro, pero con algunas llegadas frente a los arcos que ponían los pelos de punta a los fervientes simpatizantes.

A la vuelta del descanso, el local ensaya un cambio en su zona ofensiva: a la cancha el goleador Agustín Llano, por el “tocado” Francis Ponce. Pero el cambio que le dio mucho más rédito aún fue el ingreso del chiquitin, talentoso volante de Chacabuco, Diego Barro, que a los 21’ ensaya un centro exquisito al corazón del área, para que Llano en completa soledad metiera un frentazo letal, dejando sin chances a Bartoletti. Casi la misma fórmula, una ráfaga azul y blanca, a los 24’ cuando Barros, Llano participan, abren para la entrada de Nico Gutiérrez que mete un furibundo remate que infla las red y aumenta la diferencia, ante la atónita mirada de los jugadores alsinistas.

Morilla pone toda la carne al asador, manda a Luján, luego a un volante como Morales, por un defensor (Guerrero), pero sentí el impacto. No encontraba la pelota clara Alonso, cerebro del equipo, los minutos se iban consumiendo, de todas maneras para darle mayor emotividad al final del mismo, sobre el tiempo cumplido, otra vez aparece Starna para poner el 2 – 3.

El tiempo adicionado de Núñez (de floja actuación) ponía como loco a todo el banco visitante. Todo muy hablado, excesos verbales, discusiones por doquier, y el pitazo del árbitro desató toda la algarabía de la “Pepe” Taberna, en lo que fue realmente el regreso casi a la normalidad del deporte más hermoso del planeta. Y por más pequeño que sea nuestro punto, también sabemos cómo vivirlo, disfrutarlo. La noche del lunes fue una fiesta, con total normalidad, sin apremios, sin desmanes, ni nada extraño. Lo lógico, unos festejan, otros se retiran masticando bronca. Pero la redonda volvió a sonreír….

 

IMAGENES