FUTBOL   

LA DESPEDIDA DEL SUB-15 CON LA FRENTE EN ALTO E INVICTOS

El seleccionado Sub-15 de Los Toldos empató en 2 este lunes, como local. Había igualado en Chivilcoy 1 a 1, el gol de visitante lo deja afuera del certamen sin haber conocido la derrota.

Publicado el | 334 visitas

Un partido increíble, para el infarto, que tuvo todos los condimentos. Un primer tiempo que arranca parejo, pero con la necesidad de ir a buscar el celeste de Chivilcoy al menos un gol que le permitiera dar vuelta la serie, fue adueñándose de la pelota, la manejó con mayor criterio y poco a poco fue prevaleciendo hasta conseguir la apertura cuando se jugaban 26’ y el volante nro 10 Leonardo Rodríguez apareciendo por el segundo palo mete el remate que deja sin chances al arquero Tomy Vega. Fue un golpe anímico para los locales que no pudieron reaccionar, se envalentonó Chivilcoy no se conformó y fue por más. Ya con el tiempo cumplido a los 35’ un tiro libre frontal cae en el corazón del área chica para que otra vez se anticipara a todos Leo Rodríguez y pusiera el 2 a 0 con que se retirarían al descanso. Un gol clave, a esta altura, que obligaba a nuestros chicos al menos convertir 3 goles en el segundo tiempo, ya que la igualdad no les alcanzaba por la ventaja deportiva que otorgaba el gol en condición de visitante (la ida había sido 1 a 1).

A la vuelta del descanso el técnico Luis González manda a la cancha a Germán Rosas y a Iván López Gutiérrez se quedan en el vestuario Crespo y Herrera.

Era todo a la carga Barracas, pero rápidamente el trámite sufriría una incidencia impensada, revuelo en el área, disputa entre el ingresado Rosas y el arquero Pacheco que ya tenía el balón en su poder, increíble reacción del “1” que agrede al delantero, pelota en juego, amonestado el toldense, roja directa para el arquero y tiro libre penal.

Otro dato llamativo la visita no tenía arquero de relevo así entonces el nro 9 Tomás Rodríguez se calzó el buzo, los guantes y fue por la heroica, cara a cara con Mauro Silva a 12 pasos de distancia, no falla el delantero “Mirasol” y pone el descuento.

Ya a esta altura el partido entraba en un alto grado de emotividad, Los Toldos arrinconaba a su rival que cada vez más atrás aguantaba contra el improvisado arquero. De tanto ir, a los 16’ una habilitación para la entrada de Rosas que define magistralmente entre las piernas del portero para poner el 2 a 2, desatar la explosión en los seguidores y quedar a tiro de la gran hazaña. Solo faltaba uno más, con más de 20’ en juego, habida cuenta de todo el tiempo que había transcurrido en la expulsión y el penal.

Ya a esta altura la noche se ponía al rojo vivo, el nerviosismo de todos, el público que se dio cita en gran número que empezó a alentar desde afuera, cada pelota que caía sobre el área celeste tenía olor a gol, cada contra también parecía como una puñalada que calaba profundo, la sensación en el ambiente que cualquier cosa podría pasar a esta altura.

Y aunque los minutos iban transcurriendo, las chances de uno y otro iban acrecentándose, el arquerito visitante se revolcaba por el área, un defensor que salvaba sobre la línea, el apuro por meter la pelota, a veces sin el destino apropiado. El árbitro Rubén Tolosa que marcaba 7’ de descuento ante la locura general del banco visitante. En ese afán de empuje, se va de boca Mauro Silva contra el asistente 2, el árbitro le muestra la roja, ambos con 10, pero ya no quedaba tiempo para más, las piernas agotadas, la mente desgastada ya no dejaba pensar demasiado, el pitazo aliviador para los vestidos de celeste, desplomaban todas las ilusiones negra-amarillas. Un tiempo para cada uno, no se sacaron ventajas en la sumatoria de los partidos, pero lo que parecía le jugaría en contra antes del inicio al visitante, esta vez lo terminó beneficiando, porque convirtió dos y porque premió lo realizado allá en su cancha y en este primer tiempo aquí en Los Toldos.

Solo pudo haber quedado fuera de esta llave, por pecado de juventud, en ese caso los nervios habían traicionado hace unos días atrás al arquerito Pacheco, esta vez se hizo expulsar muy tontamente cuando tenía todo controlado, el partido y el resultado.

Chivilcoy se vuelve festejando. Los Toldos con la resignación, el dolor que le provoca esta eliminación, pero seguramente con la frente bien alta, despidiéndose en forma invicta y mostrando momentos de buen futbol, templanza, orgullo y vergüenza deportiva.

ASI COMO FUERON DESPEDIDO POR LA GRAN CANTIDAD DE GENTE… APLAUSOS PARA AMBOS. REGALARON UN PARTIDO DE ALTO CONTENIDO EMOTIVO!!!

IMAGENES