FUTBOL   

CLAUDIO OTERMÍN Y SANTIAGO ALONSO DOS CAPTADORES POR COLOMBIA

Ambos son parte del gigantesco proyecto de la entidad “Millonaria” en el Departamento futbolístico de Divisiones Infanto-Juveniles viajando por distintas partes del país, ahora también haciéndolo por el Continente,

Publicado el | 316 visitas

Dos laburantes desde ya hace varias temporadas, captadores de talentos, futuras estrellas, como Claudio Otermín y Santiago Alonso, esta vez traspasaron las fronteras de nuestro país, para emprender un interesante vuelo, una experiencia internacional y depositarlo en uno de los países cuna de grandes talentos, hermanados desde hace mucho tiempo, en ese intercambio permanente de jugadores (tanto desde allá para Argentina y viceversa).

El prestigioso C.A. RiverPlate viene depositando toda la confianza en ambos  y uno de ellos (Santiago Alonso) nos cuenta en primera persona como les fue:

¿Cómo se dio esta posibilidad de viajar a Colombia?

-Tenemos buenos lazos deportivos con distintos dirigentes, clubes, empresarios relacionados al fútbol del amigo país, esencialmente con   RiverPlate y también con nosotros en forma personal, muchos conocidos, por eso ya nos venían pidiendo, nosotros debíamos esa visita, que lógicamente en este contexto de pandemia se iba postergando y así entonces con la debida autorización del club para el cual trabajamos pudimos llevar adelante este viaje.

¿Qué instituciones y/o ciudades recorrieron?

-Fueron dos semanas que estuvimos en la ciudad de Cali, básicamente, pero que la dividimos con dos grupos de empresarios distintos. Visitamos, recorrimos los clubes más importantes, Deportivo y América de Cali (partidos entre sí), también la selección denominada Valle del Cauca, donde se hizo un cuadrangular entre distintas Academias, también recorrimos ciudades cercanas como Popayán, Florida, entre otras

 

¿la finalidad de esta experiencia?

-Sobre todo observar, visualizar, traernos alguna idea, puntualmente mirar chicos con condiciones futuras, aclaro que no fue prueba, porque nos remitimos exclusivamente a presenciar encuentros entre sí, amistosos, torneos, etc.

 

¿Cómo se los trató, como los vieron allí?

-La verdad, fue una experiencia única, enriquecedora, yo no conocía Colombia y me vine altamente sorprendido por la cordialidad, la atención, como te atienden, como te hacen sentir, realmente como reyes. El escudo (de River) también pesa allá, ellos son admiradores de nuestro fútbol. La calidad humana de sus habitantes es increíble. Gratificante en todo sentido, más allá de lo laboral, las responsabilidad que nos cabe junto a Claudio.

 

¿Qué observaron desde lo deportivo, los chicos allá?

-En cuanto a eso, tal como lo observamos de los colombianos que llegan a nuestro país. Futbolistas con muchísimo talento, mucha técnica, típico de ellos, rápidos, quizás solo en la parte mental un poco distraídos, muy característico de sus condiciones.

 

¿Qué diferencia pudieron marcar o notar entre el fútbol juvenil de allá y el de Argentina?

-Mirá básicamente lo que notamos, que acá le llevamos un abismo en cuanto a competencia, desde infantiles, pasando por juveniles. Nosotros competimos, el nuestro es mucho más agresivo (hablando en el buen sentido), ellos pierden un poco eso. Considerando también que allá tienen solo dos categorías: Torneo de Primera y Segunda, para que te des una idea de la diferencia, acá tenemos Primera, Primera Nacional, todo el resto del ascenso, desde Primera B, C y D, sumado ello a los Federales A y B. Entonces para el caso Colombia, al no haber tantas categorías y clubes dejan a muchos chicos sin posibilidad de jugar, competir…

 

¿En cuanto a resultados, como les fue, vinieron con algún proyecto futuro?

-Puntualmente tuvimos que enfocarnos más con chicos entre 18, 19 y 20 años, porque pasa esto, es muy difícil casi imposible poder traer un menor de edad. Además la idiosincrasia de RiverPlate no es salirse dentro de los parámetros normales, mucho menos legales, no se puede, las normativas son muy claras. Entonces más allá de que podamos haber “encarpetado” algún nombre para un futuro, es habernos empapado, conocer y observar jugadores que puedan venir, ya con las condiciones naturales, ponerse la camiseta y jugar al menos en algunas de las categorías superiores.

La experiencia fue totalmente positiva, concreta, algo pudimos ver, interesante. River es una gran vidriera para el fútbol colombiano, eso nos hicieron saber y por eso se nos reconoció y brindó tanto…